Hacer Sociología Fuera Del Norte Global

Denisse Sepúlveda Sánchez

Soy una inmigrante de América del Sur, he vivido en el Reino Unido durante más de cinco años y provengo de una familia de clase trabajadora con raíces indígenas. Quisiera compartir algunas impresiones que tengo acerca de estudiar y hacer sociología sobre el Sur Global en el Norte Global. A pesar de que la sociología es una disciplina que tomar en cuenta las desigualdades sociales y las dinámicas de poder, nuestra disciplina tiene muchos desafíos relacionados con este tema.

Para todas aquellas personas dentro del mundo académico es importante asistir a conferencias para mostrar su trabajo, aprender y actualizar sus conocimientos con los de otros/as investigadores/as. Cuando se viaja lejos, a menudo con un gran gasto económico personal, con el fin de asistir a conferencias, esto tiene muchas implicaciones. Debido a los costos de las conferencias -a menudo asociados con la ubicación de las mismas-, las oportunidades para compartir nuestro trabajo y establecer redes pueden ser muy limitadas. Por ello, estamos desde un principio en desventaja con el resto de los/as investigadores/as. Cuando tenemos la oportunidad de presentar nuestros trabajos, a menudo se nos coloca en paneles cuyas ponencias/presentaciones no están relacionadas con nuestra investigación, sino que están conectadas por el hecho de que somos de países “extranjeros”. Consideremos que cuando la gente envía resúmenes sobre un “contexto con el que no estamos familiarizados”, los paneles deberían formarse de forma creativa y no necesariamente con respecto al lugar del que somos o dónde estamos estudiando.

Además, si no estás viviendo en el Norte Global, existe otro tipo de exclusión: es muy difícil tener conocimiento de todas aquellas conferencias a las que puedes enviar propuestas de comunicaciones o artículos. Por lo que, si no tienes acceso a dicha información, debes tener una amplia red académica de conexiones; pero, si eres del Sur Global, es difícil encontrar este tipo de recurso-ayuda. De manera similar, como no hay suficientes artículos sobre el Sur Global en inglés, faltan bibliografías y planes de estudio académicos importantes sobre esta parte del mundo.

Por otro lado, aquellos/as que provienen de países no pertenecientes a la UE encuentran más dificultades al solicitar puestos de trabajo en países europeos. Algunas instituciones no patrocinan visas de nivel 2; por lo tanto, como ciudadanos/as no pertenecientes a la UE, tenemos menos oportunidades de encontrar trabajo en el ámbito académico. Por otra parte, las tarifas del NHS (National Health Service: Servicio Nacional de Salud), son de 400 libras por persona al año. Además, el costo de la solicitud de visa es de 704 libras por persona, si se solicita dentro del Reino Unido, el precio cambia a 610 libras si se solicita desde otro país. 

Por lo tanto, imaginen el costo de una solicitud de visa para una familia de cuatro miembros (tres de ellos dependientes), que, incluyendo las tarifas del NHS, tendría un costo de 7616 libras para un puesto académico de tres años. En términos prácticos, tenemos que invertir mucho para tener el tipo de “privilegio” otorgado a otros/as académicos/as como parte de su trabajo. Las universidades e instituciones realmente tienen que comprobar que somos candidatos excepcionales para el trabajo al cual estamos postulando, porque tienen que justificar por qué no contrataron a una persona local (lo que les ahorra tiempo, así como los gastos asociados con la solicitud de una visa).

Estos retos tienen un fuerte impacto en la sociología. Existe una reproducción de las mismas desigualdades y jerarquías que estamos estudiando: los marcos económicos y legales son, de hecho, las consecuencias de las divisiones que también tenemos dentro de la academia. Si la gente quiere pertenecer a la universidad (al mundo académico) en el Norte Global, no debería tener que enfrentarse con todas las limitaciones económicas, culturales, legales y emocionales para ser aquí un/a académico/a.

Culturalmente, la sociología está dominada por la lengua inglesa. A medida que las instituciones de Educación Superior adoptan prácticas, donde los/as académicos/as y las instituciones se clasifican según sus resultados académicos, se intensifican las exclusiones para algunos/as y los privilegios para otros/as. Tenemos que invertir tiempo y dinero para ser competentes en el idioma; a menudo tenemos que enviar nuestros artículos a corregir (lo que no es barato) o publicarlos en otras revistas que no son tan populares o prestigiosas. Debería haber un mecanismo para incluir la investigación en otros idiomas, tal vez incluir en el comité editorial a personas que hablan otros idiomas y, por tanto, que pudieran leer y revisar esos documentos y así ampliar el alcance del intercambio investigativo.

Durante décadas, los/as académicos/as que centraban sus estudios en los pueblos indígenas no pertenecían a comunidades indígenas. Por lo tanto, no teníamos la perspectiva de las personas indígenas en el mundo universitario, ya que este es un espacio privilegiado, basado en otros conjuntos de jerarquías sociales, donde pocos tienen voz. Sin embargo, esta situación está empezando a cambiar. Hoy en día hay un grupo de historiadores indígenas, cuyo objetivo es comprender la relación entre la sociedad chilena y la población indígena desde una perspectiva decolonial; la historia indígena se ha contado durante siglos a través de los ojos del colonizador. Este movimiento es muy nuevo, pero muestra que el mundo académico está asistiendo a un tipo de transformación, donde la alteridad, la diversidad y la heterogeneidad son categorías claves. 

Aún así, pienso que es un buen ejercicio preguntarse cuántos latinoamericanos/as y / o indígenas están en el mundo académico en Chile, Estados Unidos, el Reino Unido o Europa continental. ¿Cuánta financiación hay disponible (o se ofrece) para los estudios del Sur Global? Tenemos que empezar a pensar en estrategias para incluir investigadores/as con diferentes premisas, trayectorias e idiomas.

Puedo ver las bases de un cambio en el mundo académico en lo que concierne a las sociologías del Sur Global. Afortunadamente, las personas están más abiertas a saber y comprender lo que sucede en la otra parte del mundo. Si realmente queremos descolonizar el mundo académico, deberíamos comenzar por cambiar las estructuras institucionales, dando espacio y voz a las personas del Sur Global, que tienen investigaciones muy interesantes que compartir. 

La Dra. Denisse Sepúlveda Sánchez obtuvo su doctorado en Sociología en la Universidad de Manchester. También tiene una maestría sobre Género y Cultura, otorgada por la Universidad de Chile. Es investigadora asociada de la Universidad de Ciencias Aplicadas y Artes de Suiza Occidental (HES-SO), Haute École de Travail Social Genève. Sus intereses de investigación incluyen movilidad social, identidades, interseccionalidad, decolonialidad, etnicidad y pueblos indígenas. Ella tuitea @denissesep

This blog is part of the Global Sociology special collection. Read other contributions here.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

%d bloggers like this: